Recomienda PinturaEs
Manuel Ortega 50 años con el arte PDF Imprimir E-mail
Escrito por Administrator   
Domingo, 22 de Marzo de 2009 23:46
 
En El Hogar de Ávila en Madrid.
C/ Caballero de Gracia 18  a las 20:00 horas. Si nos queremos quedar a cenar al teminar el vino que el Hogar de Ávila nos ofrece, se debe reservar al telf.  915 313 467.  El menú es de   16 €, también se puede pedir a la carta.
 
 
Manuel Ortega
Naturaleza y Geometría
1958 - 2008
"La verdad esta en la Naturaleza con sus infinitas posibilidades, de las que cada artista toma la suya".
(Manuel Ortega)

Naturaleza y Geometría son las dos coordenadas en que se desenvuelve la obra de Manuel Ortega. Él lo explica con claridad: la pintura del natural como reto ante lo que cada día ofrece la Naturaleza, espacio de renovación constante, y la geometría como espacio racional y mental que permite distribuir la figura y las formas en un campo ordenado en del estudio y taller del artista. Dentro de la geometría, Manuel Ortega ha creado su propia proporción áurea.

El artista sigue explicando: Por muchos estilos que se creen en el  devenir de la pintura, el autor debe ser humilde y volver periódicamente a la Naturaleza para no amanerarse en el  estilo y crear repeticiones vacuas o fabricar muertos. La Naturaleza enseña a ver, a mirar, o resolver, a indagar... ella hace que cada día nos encontremos con algo nuevo y diferente, que evita el acartonamiento.
Después del gozo de la pintura natural, uno vuelve con más energía al propio estilo, a aquel que ha  generado en su estudio comno laboratorio de ideas. "En mi caso ha sido la composición geométrica, que me permite  centrar las figuras en un orden racional sui generis, con unas proporciones y ritmos precisos". Con esta geometría Manuel Ortega ha creado su particular versión de la proporción áurea.

"El pintor ha de enfrentarse cada día al cuadro como a un enigma donde hay un problema que resolver, sólo
así vibra la fibra del creador, porque no aplica fómulas estereotipadas. Por eso en la pintura unas veces se acierta y otra no, explica. "Cuando uno acierta y se encuentra ante una obra bien hecha, el primer sorprendido es el artista -le gusta repetir a Manuel Ortega- porque descubre algo nuevo que estaba dentro de él, algo que le muestra sus posibilidades. El artista repetitivo de una sola formula es el que no se equivoca nunca porque hace siempre el mismo cuadro, fabrica muertos".

El pintor descubrió su formulación geométrica a mediados de los 50, cuando hizo los grandes bocetos para el concurso de la basílica de Nuestra Señora de Aranzazu en Guipúzcoa. Fue entonces cuando  entendio que sólo la geometría le iba a ayudar a distribuir el dibujo, la figura, de manera adecuada, proporcionada, siguiendo los ritmos deseados. A partir de entonces ha utilizado este método en sus más de doscientos murales aplicados a la arquitectura y en su cuadros al óleo, en amplias series como La Movida, Músicos callejeros, Grandes almacenes, Tauromaquia, Deportes, etc. También para el retrato. A los murales ha consagrado el artista más de dos décadas (1960 - 1980) de su trayectoria plástica.

Y entre medias, siempre vuelta a la Naturaleza como vuelta al orden, para cambiar, enfrentarse a la renovado, para liberarse del encierro en el estudio, para encontrar nuevos modelos y soluciones. Como un pleinairista, el autor toma su caballete y recorre los paisajes de la vega del Tajuña en Madrid, los parques de Aranjuez o del Retiro, o los múltiples verdes asturianos, como antes lo  hiciera en Italia, cuando en su juventud obtuvo la beca de estudios de la Fundación Juan March.  "La Naturaleza es una maravilla y es el maestro que enseña más y mejor que nadie. De ella, el artista puede extraer todo y evita que se amanere", asegura el pintor. "A partir de ella, el artista hace su propia interpretación", añade.

Dibujos y retratos

Manuel Ortega conserva todavía algunos de los muchos dibujos que  hiciera en Guinea durante su estancia en el continente africano durante los años 50. Pocos trazos le sirven para apresar la visión esencial del río, del puerto, las barcas, o de unos porteadores. Algunas de estas imágenes han pasado a su obra gráfica. El pintor, el dibujante, ha acudido en ocasiones al taller del Círculo de Bellas Artes, para dibujar desnudo, otro capítulo importante para hacer mano y sobre todo para verse a sí mismo ante la extracción y síntesis de la forma natural, en este caso el cuerpo humano como geografía y paisaje elocuente. El cuerpo humano como naturaleza viva por excelencia.

Los retratos son otro género trabajado periódicamente por el pintor. Unos los resuelve al modo natural otros según la formula de oro de la geometría y, otros, de modo mixto. El modelo es figura por excelencia de la naturaleza, con una  gran capacidad expresiva. En el retrato está el origen de la pintura, según la tradición.

Manuel Ortega ha diseñado también numerosos objetos como una mesa-escalera para artistas, mobiliario para un campo de golf, además de distribución de los espacios interiores; marquesinas de boutique o cúpulas como la del madrileño Palacio de Neptuno.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Julia Sáez-Angulo
De la Asociación Internacional de Críticos de Arte
Última actualización el Lunes, 23 de Marzo de 2009 02:44
 
Concursos premios Pintura